3 cuotas sin interés y envío GRATIS compras mayores a $9000 en CABA y GBA
Pareja de leones de Fu, en resina resistente, ideal exterior e interior . Los leones de Fu, por lo general, se muestran de a pares y con una o ambas patas delanteras apoyadas sobre una esfera. A menudo se los halla protegiendo simbólicamente la entrada de templos y tumbas con el fin de amedrentar a profanadores, demonios y otros espíritus del mal (ver gárgola). Así, por ejemplo, la Ciudad Prohibida, en China, está celosamente custodiada por varias parejas de leones de Fu. Sus ojos están siempre abiertos, y con la fiereza de su mirada pretenden transmitir la protección contra malos espíritus que quieran violar la tranquilidad del lugar. El animal es símbolo de energía y valor. Dimorfismo sexual Editar Los pares de leones Fu suelen encontrarse sexuados, así en la pareja que guarda la sagrada entrada de un recinto diferenciamos al ejemplar hembra del macho porque este sostiene un orbe bajo su zarpa, mientras aquella una cría.[5]​ En rigor cada uno de los cuales posee distintos poderes y atributos. Mirando desde la puerta hacia fuera, el macho se sitúa a nuestra izquierda y la hembra a la derecha.

Leones de Fu

$6.800,00
Leones de Fu $6.800,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

Pareja de leones de Fu, en resina resistente, ideal exterior e interior . Los leones de Fu, por lo general, se muestran de a pares y con una o ambas patas delanteras apoyadas sobre una esfera. A menudo se los halla protegiendo simbólicamente la entrada de templos y tumbas con el fin de amedrentar a profanadores, demonios y otros espíritus del mal (ver gárgola). Así, por ejemplo, la Ciudad Prohibida, en China, está celosamente custodiada por varias parejas de leones de Fu. Sus ojos están siempre abiertos, y con la fiereza de su mirada pretenden transmitir la protección contra malos espíritus que quieran violar la tranquilidad del lugar. El animal es símbolo de energía y valor. Dimorfismo sexual Editar Los pares de leones Fu suelen encontrarse sexuados, así en la pareja que guarda la sagrada entrada de un recinto diferenciamos al ejemplar hembra del macho porque este sostiene un orbe bajo su zarpa, mientras aquella una cría.[5]​ En rigor cada uno de los cuales posee distintos poderes y atributos. Mirando desde la puerta hacia fuera, el macho se sitúa a nuestra izquierda y la hembra a la derecha.